Siempre se nos ha dicho que mantener una buena postura es importante. Sabemos que existe una postura adecuada para cada actividad: Estudiando, en el trabajo, practicando nuestro deporte favorito o tocando un instrumento. Sin embargo, es muy común que no utilicemos la postura ideal. Solemos modificarla, para estar más cómodos o por que nos resulta más fácil trabajar en una postura diferente.

Lo que muchas veces encontramos, es un desconocimiento de las razones que determinan una buena postura. Sabemos como debemos ponernos, pero no por qué debemos hacerlo así. En este artículo explicaremos que diferencia una buena postura de una incorrecta y como identificarlas. De forma que podamos apreciar por qué las posturas correctas nos resultan mucho más beneficiosas.

Casi todas las posturas correctas que nos han enseñado, implican espalda recta y mirada al frente. Ya sea a la hora de caminar, correr, sentarse frente a una pantalla o un piano. Para explicar por qué eso es una buena postura, necesitamos introducir dos conceptos:

  • Centro de gravedad: Es el punto donde nuestro cuerpo está equilibrado. En este punto se equilibran la fuerza de la gravedad y el trabajo que nuestro cuerpo hace para mantenerse en una postura.
  • Segmentos corporales: Nuestro cuerpo tiene tres segmentos corporales fijos (no se pueden mover) que son cabeza, torso y pelvis. Estos están conectados entre si y con otras partes del cuerpo mediante los segmentos móviles, cervicales y lumbares . Estas conexiones nos permiten modificar la postura y mover los segmentos fijos. Las extremidades también se consideran segmentos móviles.

Utilizando estos dos conceptos, podemos explicar de forma muy sencilla como se consigue una buena postura.

Una buena postura, sera aquella donde los tres segmentos fijos, cabeza, torso y pelvis, estén uno sobre otro y alineados con el centro de gravedad.

¿Por qué?

Tener el cuerpo alineado con el centro de gravedad, hace que el esfuerzo que requiere nuestro cuerpo para mantenerse estable sea mínimo. Veamos un ejemplo.

Postura correcta para trabajar con el ordenador/tocar el piano.

  1. Espalda recta.
  2. Brazos en un angulo cercano a 90 grados. Es preferible apoyar el antebrazo en la mesa.
  3. Altura correcta de la silla. Las piernas deben estar en un angulo ligeramente superior a 90 grados y el pie completamente apoyado en el suelo.
  4. La parte superior de la pantalla, debe quedar a la altura de los ojos.

Comparación de una buena postura y una mala

Como vemos en la postura correcta, los tres segmentos cabeza, torso y pelvis están alineados sobre la linea de gravedad. El cuerpo está estable y no hay músculos realizando un esfuerzo extra.

En la postura incorrecta más habitual, podemos ver como la cabeza se adelanta hacia la pantalla. Lo cual desalinea los tres segmentos y adelanta el centro de gravedad. Los músculos del cuello y cervicales, tienen que soportar ese desajuste y sujetar la cabeza en esa posición, resistiéndose a la fuerza de la gravedad. Además, también se suele compensar adelantando las lumbares, lo cual genera una presión adicional en las vertebras de la parte baja de la espalda y produce dolor (típica lumbalgia).

¿Por qué adoptamos malas posturas?

La gran mayoría de veces, una mala postura se genera por otros elementos de nuestro entorno. En este ejemplo, podría ser una mala situación de la pantalla, problemas de visión o quizás un programa/documento con la letra demasiado pequeña. Solucionamos el problema acercando la cabeza a la pantalla, sin ser conscientes de los problemas posturales que nos provoca, y las consecuencias que puede tener en nuestra salud.

Mantener esta u otras posturas inadecuadas durante un largo periodo de tiempo, provoca contracturas y lesiones. A veces, puede incluso acabar produciendo una deformidad osea como la escoliosis (desviación de la columna vertebral) o la hipercifosis dorsal (comúnmente conocida como chepa)

Si crees que tu postura no es la adecuada y quieres trabajar con nosotros para mejorarla. En Arpegio estudiamos tu postura y te recomendamos como corregirla. Para saber más, visita nuestra sección de estudio postural o contacta con nosotros y pide tu cita.