Instrumentos de Pilates terapéutico

En esta nueva entrada de nuestro blog hablaremos sobre el método Pilates un sistema de entrenamiento que se está poniendo cada vez más de moda en nuestro país. Siempre y cuando lo realicemos de manera correcta, el Pilates puede ser muy beneficioso para nuestro cuerpo tanto si tenemos alguna patología como si queremos fortalecerlo. Se debe tener precaución ya que realizar los ejercicios de forma errónea o mal dirigidos por el monitor/a puede ocasionarnos lesiones.

Veremos algunas de las virtudes del Pilates y aprenderemos a diferenciar los principios por los cuales un ejercicio puede resultar perjudicial para la persona que lo practica y por qué.

Beneficios del Pilates.

El principal objetivo del Pilates como método de entrenamiento, es fortalecer la musculatura que rodea el centro de gravedad de nuestro cuerpo. Se trata de toda la musculatura que forma la faja lumbopélvica (zona inferior del tronco).

Si realizamos bien los ejercicios obtenemos una serie de beneficios para nuestro cuerpo:

  1. Estabilidad en toda la zona lumbar: Mejora nuestro equilibrio y coordinación.
  2. Mejora la postura global de nuestro cuerpo.
  3. Mejora la respiración: Trabaja la respiración abdominal con el músculo transverso del abdomen.
  4. Evita dolores de espalda: El refuerzo de la musculatura reduce la sobrecarga en el día a día y previene lesiones como la hernia discal o contracturas musculares.
  5. Eficiencia en los movimientos: Nos permite realizar una misma acción con menos esfuerzo.

Lo que diferencia al Pilates de otro ejercicios de abdominales son 5 conceptos que hacen que realmente obtengamos todos los beneficios mencionados. Mientras se realiza cualquiera de los variados ejercicios, siempre se deben tener en cuenta estos conceptos clave:

  1. Doble Mentón: Se trata flexionar unos grados las cervicales altas para evitar que en el transcurso del ejercicio hagamos una extensión cervical (extensión forzada del cuello) ya que esto provocaría dolores cervicales. No es llevar tu mentón hacia atrás, sino inclinarlo ligeramente hacia el cuello.Posiciones del cuello1: Posición correcta. Doble mentón. 2: Posición incorrecta. Cuello en hiperextensión. 3: Posición incorrecta. Mentón atrasado.
  2. Mantener una leve contracción muscular en la musculatura dorsal para tener la sensación de que nuestra escápula desciende (evitando que nuestros hombros asciendan y tengamos un exceso de tensión en las cervicales.Posición correcta de la escapula1: Posición correcta. Vista de espalda. 2: Posición correcta. Vista lateral. 3: Posición incorrecta. Hombros adelantados.
  3. Buena respiración abdominal: utilizar el músculo transverso evitará tensiones excesivas que pueden llegar a producir hernias abdominales o inguinales y mejora nuestra capacidad respiratoria.
  4. Pelvis neutra: Se debe mantener en todo momento una posición neutra de pelvis. Esto significa que nuestras lumbares no pueden estar ni rectas ni con una curva exagerada, sino en una posición intermedia y equilibrada.Posición correcta tumbado1: Posición correcta. Pelvis neutra. 2: Posición incorrecta. Lumbares rectas. 3:Posición incorrecta. Curva exagerada.
  5. Disociar los movimientos en el ejercicio: la dificultad del Pilates aumenta cuando queremos mover solamente una articulación y eliminar el movimiento de el resto del cuerpo. Por ejemplo, mover la articulación de la cadera sin que las lumbares cambien de posición.

Estos conceptos que hacen del Pilates un método tan interesante, exigen que el nivel de concentración para hacer un ejercicio sea muy alto. Debemos controlar en todo momento qué es lo que estamos haciendo y aprender a sentir cuando estamos dejando de hacer alguno de los 5 puntos anteriores.

Realizar el ejercicio es sencillo, hacerlo controlando los 5 conceptos requiere práctica y trabajo.

Precaución cuando se está empezando.

Mantener la atención en todo el cuerpo mientras aprendemos los ejercicios es muy difícil. Prácticamente imposible en algunos de los ejercicios más complicados. Comenzar en una clase de principiantes es esencial.

Pilates en fisioterapia

¿Pilates individual o colectivo?

Generalmente el Pilates se realiza en clases grupales donde el monitor/a lleva la clase corrigiendo a sus alumn@s.
El problema surge cuando los grupos son demasiado grandes para que el monitor/a corrija todos los fallos que se pueden producir en una sola persona y puede llevarla a lesionarse. En una clase colectiva se recomienda un máximo de 8 personas y aun así al monitor se le escaparán correcciones. A pesar de esto, es muy común encontrar clases de 20 personas haciendo Pilates en la mayoría de gimnasios.

Pilates terapéutico.

En los últimos años los médicos de familia se ha hecho eco de este método para la mejora de dolores de espalda y empiezan a recomendarlo a sus pacientes. En Arpegio recomendamos el uso del Pilates, no obstante es muy importante tomar una serie de precauciones siempre que se realicen estos ejercicios con una lesión ya diagnosticada.

  • Sesiones individuales: Una lesión trae consigo una serie de características a tener en cuenta y se deben adaptar los ejercicios de manera personal.
  • Ejercicios contraproducentes: En el caso de las sesiones grupales, se puede dar el caso de que uno o varios ejercicios propuestos sean contraproducentes para nuestra patología. Es importante conocer estos ejercicios para evitarlos o sustituirlos por los adecuados.

Adaptar los ejercicios a una lesión requiere un conocimiento sobre las afecciones y patologías del sistema músculo-esquelético. Por esta razón siempre se debe acudir a un profesional de la fisioterapia con conocimientos en Pilates cuando trabajemos con una lesión.

En resumen:

El Pilates es un método muy completo y beneficioso para nuestro cuerpo. Sin embargo, es importante conocer bien los ejercicios y su desarrollo, puesto que una mala práctica de ejercicios tan exigentes puede provocarnos lesiones graves. Por supuesto, debemos adaptarnos a nuestro nivel y ser cuidadosos con los ejercicios que aún no dominamos.

En Arpegio utilizamos el Pilates como método terapéutico para rehabilitar y fortalecer la musculatura. Es muy util tanto en fisioterapia para músicos como en tratamientos generales. No dudes en contactar con nosotros si estás interesad@