La hernia discal es un problema muy común. Se trata de una lesión en uno de los discos intervertebrales que puede llegar a presionar los nervios cercanos y producir una inflamación, causando dolor en las zonas del cuerpo conectadas con el nervio afectado.

Para entenderlo mejor, necesitamos conocer cómo se articulan las vértebras de nuestro cuerpo y cómo se sitúan los nervios que pasan por nuestra columna vertebral.

¿Qué son los discos intervertebrales?

Entre una vértebra y otra se sitúan los discos intervertebrales, estos discos son los que permiten la movilidad de la columna vertebral. Cada uno de ellos se mueve muy pocos grados, pero sumando los 23 discos que tiene la columna, conseguimos una gran movilidad. Cada disco tiene dos partes: Anillo y núcleo. Dependiendo de los movimientos que hagamos con nuestra columna, el núcleo se desplazará en el interior del anillo.

Arpegio Fisioterapia Músicos Granada. Vertebras

Junto a este disco, pasan las distintas ramificaciones de la médula espinal, los nervios que se encargan de controlar y transmitir las órdenes y sensaciones de distintas partes del cuerpo.

¿Cómo se produce una hernia discal?

La hernia discal se produce cuando debido a la presión, el núcleo del disco deforma o rompe el anillo que lo rodea. Cuando esto ocurre, puede llegar a ocupar el espacio del nervio cercano, comprimiendolo y causando inflamación.

Arpegio Fisioterapia músicos Granada. Hernia discal

Esto puede producirse por diversas causas como sobreesfuerzos al levantar cargas o movimientos repetitivos con posturas incorrectas. Es más probable cuanto más deteriorados están los discos. Con el paso de los años, el proceso natural de envejecimiento hace que nuestros discos se deshidraten y pierdan flexibilidad y capacidad de amortiguación. También puede producirse deterioro en los discos debido a otras lesiones en la espalda.

¿Qué ocurre cuando se presiona el nervio?

Al ser los nervios la vía de comunicación con el cerebro, un pinzamiento en el nervio puede producir:

  • Dolor en la región por donde se extiende ese nervio
  • Sensación de punzadas o golpes eléctricos
  • Debilidad, hormigueo o adormecimiento.

Por ejemplo, si la hernia discal se produce entre las vértebras lumbares 4 y 5, afectará a un nervio que forma parte del nervio ciático. En este caso, los síntomas se producirán en todo el recorrido de este nervio por la pierna. Esta es una de las posibles causas de lo que comúnmente se llama “ciática”.

En resumen:

Una hernia discal es una salida del núcleo fuera del disco intervertebral. Si al salir comprime algún nervio, se producen síntomas en la zona que recorre ese nervio.

Es importante señalar que la hernia discal por sí misma no genera dolor. Este se produce cuando la hernia induce una lesión en un nervio de la médula espinal. Lo que nosotros sentimos es el resultado de esa lesión en el nervio, por eso, aunque la lesión real esté en la columna vertebral, lo percibiremos en el área cubierta por el nervio. Lo que puede hacernos pensar que la lesión está en un lugar diferente al real.

En próximos artículos, hablaremos sobre cómo prevenir las hernias discales mediante algunos ejercicios sencillos que pueden ayudarnos a mejorar nuestra postura. Recuerda que en cualquier caso esta lesión debe tratarla un profesional. Si crees que podemos ayudarte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en Arpegio fisioterapia Granada.

 

 

Bibliografía:

  • Kapandji, I. A., Cuadernos de fisiología articular, Barcelona, Masson, 1998
  • Depreux R. et Libersa C., Anatomie, schémas de travaux practiques, Paris, Vigot, 1988.
  • Calais-Germain, B., Anatomía del movimiento, Barcelona, La liebre de marzo, 1998