La distonía focal es una enfermedad relativamente desconocida y muy temida por aquellos que si la conocen. Consiste en una contracción anómala e involuntaria de la musculatura, normalmente la musculatura fina, causando pérdidas o dificultades en la destreza con manos y dedos o la boca, en el caso de los instrumentistas de viento. La distonía puede presentarse en forma de dedos que tienden a una posición no deseada, dedos que se mueven al intentar mover otro o comisuras de los labios que se abren involuntariamente, entre otras.

Aunque no es un problema muy extendido, este desorden puede poner fin a la carrera de un músico. Es una enfermedad neuromotora difícil de tratar puesto que el problema no está en los músculos sino en la zona del cerebro que los controla.

El tratamiento de la distonía focal es una de las labores más complejas de la fisioterapía para músicos.